Brindant amb copes buides

M’he vist en un pedaç de terra, envoltada per mar, dos mesos. I amb mi m’enduc un punt de vista diferent del que tenia jo d’aquell petit poble de pescadors.

M’he vist per terres castellanes, enmig del no-res. I m’ha encantat.
Paratges plans i quan estàs a punt de perdre l’horitzó apareix aquella serra tan gran, majestuosa i elegant.

I ara em veig a “casa” un altre cop. Sempre és difícil tornar. Tinc sort, per què els tinc a ells, que en un no-res et fan sentir que no importa res més que nosaltres. Ells ho fan més fàcil, el fet d’estar a la ciutat, saps? El fet d’haver de triar, de decidir, amb les seves paraules ajuden.

El que no se, és si nosaltres el podrem ajudar a ell.

—Oye, vamos a parar a echar un trago.
—¿Qué? ¿Quieres decir que vas a tener el valor de beber después de salir de la
cárcel culpado de intoxicación?
—Es cuando más necesitas un trago.

 

Anuncios

Són tantes les coses que volem sempre fer

Recuerdo como antes, lloraba por quedarme, era como si me arrancaran el corazón al partir de esta Isla, como si se acabara el mundo al subir al avión, como si al llegar a la ciudad me quedara sin alma. Lloraba desde la salida de casa de mi abuela, todo el camino hasta el aeropuerto, las horas de retraso de Vueling, los 20 minutos de vuelo hasta Barcelona e incluso pasaba días sin salir de casa, no me apetecía estar en esa ciudad, quería estar en la Isla. Coger mi Jog1 con los intermitentes azules e irme a las calas, irme con una litro y con ellos por ahí…

Este verano, en cambio, me ha hecho un vuelco el corazón, he llorado por volver, por irme de aquí, por verlos; al de las no-rastas y a Adrià y a Gloria, Marina y Alex, Marc, Amal y Humeke, a ellos. Por estar en casa, por dar apoyo a mi hermana en estos momentos tan difíciles, en un lugar donde sentirme a gusto. Es ese sentimiento de dualidad, el que me arde por dentro, me encanta estar aquí, levantarme y ver la bahía llena de veleros, esa que parece un lago, a dos pasos de mi, ver como el sol se pone por el mar, tardando horas en llegar a tocarlo pero cuando lo hace es como si el azul se lo tragara, pum, de golpe, 10 segundos y ya no hay Sol. Montañas y mar se juntan como si fueran amantes, el verde de los pinos y el marrón de las rocas crean lugares tan maravillosos que solo de verlo ya te sientes pequeño. Y el ruido de las tórtolas por la mañana o por la tarde. Y poder ver estrellas fugaces tumbados en algún lado de la Serra de Tramuntana, aquí, a diferencia de la ciudad, aquí se ven estrellas, y no pocas. Descubrir con él que sabemos de astronomía, identificando muchas de las constelaciones, y haciendo una fiesta cada vez que las reconocíamos.

Aunque diga eso, lo tengo bien claro; No cambio por nada los días pasados aquí. Colgados en arboles, siestas en hamacas, salir a pescar e ir en barca, hacer excursiones, superarse a uno mismo y hacer más fuerte nuestra relación.

Pero recordando una frase del Irlandés, de hace muchos años, “La Isla esta bien cuando vas de tanto en tanto”. Creo que valoras más, la gente, la vida de aquí, sus rincones.
Y menos mal que estás tú por aquí, que está el Blue, que está Paco y Mik, suerte de ellos y de Blanca, suerte de Blanca.

Y ahora que ya cuento los días para irme es cuando me doy cuenta de que aunque hayamos crecido, aunque cada uno sea diferente y tire por otro modus vivendi, lo que hemos compartido se queda dentro, y siempre hay alguna mirada, algún comentario de complicidad que recuerda tiempos pasados, buenos tiempos.

 

JC

Sabes esa sensación de hacer las cosas con ilusión y luego que no se valoren? Cuando te curras un trabajo y luego no lo leen? O cuando hablas con la persona en cuestión y no tiene ni puta idea? Eso es lo que he sentido yo en la carrera, acabando desmotivada e incluso decepcionada con las personas.
Pero luego, hay personas como tú. Que se involucran y quieren formar parte de lo que creas, te orientan, te cuidan y miman.Contigo he crecido, a nivel educativo como se dice, pero a nivel personal también y supongo que más adelante me dare cuenta que en aspectos profesionales también.

Es triste que sorprenda encontrar a gente como tú. Confió en no ser la única que piensa así, que muchos más han sabido valorar a tí y a tu trabajo.

Esa sensación de ser recordados, de marcar a alguien, de dejar tu pequeña marca personal en alguien, esa que realmente todos buscamos. Tú ya la has conseguido.
Gracias

Vaya pastel, nos vemos el Martes!

vida baloo

Te quiero, mucho.

Despertarse a tu lado, que me mires mientras duermo.

-¡Buenos días Reina!- y entonces yo ya sonrío.

Recordar juntos los momentos y que se nos desvanezcan entre las sabanas. Que me des la mano por la calle o que sepas identificar mis preocupaciones. Que me cojas en brazos o el café después de comer. Soñar despiertos y dormirnos mirando precios. Coger el coche y marchar. Hacer un bocata y caminar.

 

sin más

El rock and roll de los barrios. La peña de los barrios de Barcelona escuchando a la Banda Trapera del Río a toda castaña.

Los bloques verdes, las tres chimeneas, la planta asfáltica del Verdum, paisajes de civilizaciones desaparecidas que nunca van a estar entre esos recuerdos de la ciudad que se venden en las Ramblas, pero que no hay manera de olvidar, no olvidamos porque sería traicionar a quienes se jugaron la vida en la calle, en el trabajo, en las huelgas, y la perdieron.

Comprensión de la diégesis

“I sí, és cert que en la fragilitat les coses es tornen més evidents. La mentida és més mentida, i l’aigua freda està més gelada. Però l’abraçada també abraça millor. El sí sense condició –sense el però– és curt i ho omple tot.
A l’hora de la veritat, la veritat es torna relativa. Llavors només calen coses senzilles, que neixin de dins, com tenir algú al costat amb qui poder dubtar. Amb qui poder dir que tens por i que a vegades no saps ben bé si ets valent o si ets covard.”

esnifar pegamento

Fa temps que no passo per aquí.

I ara m’he rapat, i ha arribat ell, i ells, i el rastas encara hi és i tots els que van amb ell, per sort, també hi són. I ara estic d’exàmens i trobo a faltar a C i no tinc el coratge per dir-li, i fa un parell de dies va fer 3 anys que ja no estàs per aquí i no tinc queixals del seny, al seu lloc tinc una infecció que no em deixa somriure a gust.